Tipos de plumones existen en el mercado y sus características

Hay muchos tipos de plumones para elegir...

PLUMONES DE PLUMA:

Son los más comunes. Las plumas son materiales naturales que provienen de las plumas de patos o gansos.

Los principales beneficios de los plumones de pluma es que son ligeros, muy cálidos y naturalmente respirables. Esto producto de la propiedad de las fibras naturales llamada Higroscopicidad, que es la capacidad de absorber la humedad y llevarla al exterior, sin que la persona se sienta transpirada. De esta manera, se tendrá un calor seco y confortable, a diferencia de los sintéticos, que no son higroscópicos, haciendo que la transpiración no salga al exterior, entregando un calor húmedo desagradable. Así las plumas, al igual que la lana, nos mantiene abrigados cuando hace frío y frescos cuando hace calor. Siempre y cuando la tela que se use para fabricar el plumón también sea natural, como algodón o lino.

Al elegir un plumón, debemos diferenciar el origen de las plumas, el tipo de éstas y la composición del plumón.

1) Tipo de Plumas:

En primer lugar, debemos tener claro qué tipo de plumas componen el plumón. Lo usual es que provengan de aves acuáticas como patos y gansos. Éstas pueden ser de pecho o de cuerpo. Las plumas de pecho, también llamadas plumón, duvets o down, como su nombre lo dice, son aquellas que se encuentran en el pecho del ave. Tienen una función de aislación para el animal. Son muy suaves, esponjosas, muy livianas, no tienen cañón (raquis) y como tienen muchos filamentos (parecen copitos de nieve, es un núcleo con miles de capilares finos formando ramificaciones en forma de estrella), al agruparse, atrapan mucho aire entre ellas, otorgándole al plumón una capacidad de aislación térmica única e irreproducible por la tecnología. Por otro lado, las plumas de cuerpo (están formadas por un eje central conocido como “raquis” o “cañón”. A lo largo de este eje nacen filamentos muy pegados unos con otros), corresponden al plumaje superficial y están destinadas a la protección del animal. Éstas sí tienen raquis, y los filamentos que componen la pluma están muy pegados unos con otros, por lo que son mucho más pesadas y menos térmicas que las de pecho, por lo que su calidad es inferior a la pluma de pecho y por lo mismo, considerablemente más barato.

2) De qué animal provienen:

A pesar de que ambos animales tienen los mismos tipos de plumas, se debe diferenciar de qué tipo de ave provienen, pues eso define también su calidad. Si bien el copo de pluma pecho de pato tiene la misma estructura que la del ganso, como el animal es más pequeño, la pluma también es más pequeña y tiene menos filamentos. Esto significa que la pluma de un pato tiene menos capacidad de relleno que la pluma del ganso. En resumen, para rellenar un plumón, si lo hacemos con plumas de ganso, se usarán menos plumas de pecho que si se rellenaran con plumas de pato, entregando un plumón mucho más liviano. Por lo tanto, el plumón de pecho de ganso es mucho más valioso que el plumón de pecho de pato.

3) País de origen:

El uso de plumas ha sido cuestionado por organizaciones animalistas debido a que para obtenerlo se utilizan métodos que atentan contra el bienestar de las aves, en algunos casos, métodos en los que los animales son desplumados vivos. Dado lo anterior, se ha optado por la utilización de plumaje obtenido como un subproducto de animales criados para la producción de carne y que provienen de distribuidores que se acogen a los estándares RDS (responsible down standards), que certifican un proceso de obtención de la pluma amigable con el medio ambiente y los consumidores. De hecho, los plumones El Castillo tienen etiqueta Traumpass (www.traumpass.com). Ésta es una asociación europea que certifica la procedencia de las plumas, su calidad y sobre todo, que provienen exclusivamente de animales que se usaron en la producción de carne. Incluso, le asignan un número de lote a cada prenda para poder conocer la trazabilidad de las plumas. Solo empresas certificadas y auditadas, que cumplen con los más estrictos estándares de calidad pueden usar la etiqueta Traumpass.

Como expliqué anteriormente, y a modo de resumen, a una misma edad del animal, la pluma de pecho de ganso es de una calidad superior que la de pato debido al tamaño que alcanzan. Por lo mismo, la pluma de pecho de un ganso que no ha llegado a edad adulta es de menor calidad que un plumón de pato de edad adulta.

Para obtener un plumón de mayor calidad, el ave debe llegar a su edad adulta.

En Asia y en especial en China, consumen patos y gansos jóvenes, y las plumas que obtienen no se han desarrollado bien, por lo que es una pluma de pecho pesada, con poco volumen y con un escaso poder de aislamiento térmico. Por esta razón es que la calidad y el precio de los plumones asiáticos es muy inferior a los plumones europeos.

En Europa, crían las aves hasta que se hacen adultos, por lo que se obtienen plumones de gran volumen y calidad. Además, mientras más fría sea la zona donde se críen las aves, mejor será la calidad de plumón que desarrollen. 

Así, los plumones de mayor calidad y prestigio son los procedentes de países europeos como Alemania, Rusia, Francia, Hungría y Polonia. El plumón canadiense también es considerado uno de los mejores. En El Castillo, siempre nos hemos caracterizado por entregar productos de la mejor calidad, por lo que nuestros plumones están fabricados en Alemania, con sistema Cassette, rellenos con plumas de ganso canadiense, con certificación Traumpass y tratamientos antipilling y antialérgico. Usamos tela de 300 hilos, 100% algodón y hay dos versiones, uno que es 100% pluma de pecho de ganso y otro que es 50% pecho de ganso y 50% pluma de cuerpo.

Es muy importante revisar bien las etiquetas de las prendas y desconfiar de aquellos fabricantes que no marquen claramente el tipo de ave empleado o el origen geográfico de donde fue criado el animal. Mucho cuidado con las etiquetas. Cuando lean que algo es de “Pluma Natural”, está hecho de plumas de cuerpo de pato, ya que, si fuera de otras opciones más caras, lo dirían. Lo mismo si leen “Pluma de Pecho”, si no indican que es de ganso, significa que es de pato.  

PLUMONES SINTÉTICOS:

Los plumones sintéticos también son una opción, pero no todas las fibras son iguales. Hay que tener en cuenta la calidad de la fibra con que están rellenos, pues hay mejores y peores. 

Los más comunes son la microfibra, la napa y hollofil. 

Las principales ventajas es que son mucho más baratos que los plumones de pluma natural, pero estos últimos tienen una durabilidad superior a los 10 años, lo que compensa la diferencia de precio y demuestra que la pluma es una alternativa más conveniente a largo plazo.

Para las personas con alergias, al ser materiales artificiales, son hipoalergénicos, pero éste es un tratamiento que también se les puede dar a las plumas. 

Son más resistentes y de fácil lavado.

Lo malo de estos productos, es que, como son sintéticos, no son recursos renovables ni biodegradables. Las fibras sintéticas, al contrario de la lana, algodón y plumas, no se degradan. Solo contaminan. 

Además, no son higroscópicos, por lo que no dejan que la transpiración salga, lo que genera un calor húmedo y desagradable al dormir.

PLUMONES DE LANA:

Los plumones rellenos con lana es otra opción. Lo importante es que la tela con que estén hechos sea también en base a fibras naturales como el algodón. Lo anterior es para no perder los beneficios naturales de la lana. Ésta es llamada la reina de las fibras por los beneficios naturales que tiene: higroscópica (absorbe agua hasta un 30% de su peso, sin que se sienta mojado) por lo que nos mantiene abrigados cuando está frío y eliminan la humedad cuando hace calor, además, es retardante al fuego, resistente, bactericida, ecológica, biodegradable, renovable y amigable con el medio ambiente.

El mayor problema es que son costosos, similar a los plumones de pluma de pecho y son muy delicados. La lana dentro de los plumones tiende a aglomerarse porque no hay amarre entre sus fibras y además son muy difíciles de lavar. Por lo mismo, es recomendable usar una frazada de lana El Castillo. Nosotros trabajamos con una técnica única en Chile, que es la triple torsión del hilado, que entrega la reconocida durabilidad de nuestras frazadas. Finalmente, es el mismo efecto del plumón de lana, pero menos delicado, con mejores propiedades porque la lana está más expuesta y muchísimo más resistentes, duraderas y fáciles de lavar.

Si te gustó déjanos un comentario

  • * Campos Obligatorios